skip to Main Content
Günter Grass, El Rey De Los Juguetes

Günter Grass, El Rey de los juguetes

El 13 de abril de 2015 murió el escritor, escultor y pintor Günter Grass, Premio Nobel de Literatura en 1999. International Editors’Co hemos sido sus agentes en lengua castellana, catalana, euskera y portuguesa. Este mes le recordaremos a través de nuestro blog Twitter y Facebook.

De la finitudAl finalizar su último libro, Vonne Endlichkait (De la finitud) donde se despide de la vida dice: “El mundo ha quedado desbaratado de nuevo lo que me trae sombríos recuerdos, el niño quemado por la guerra“

Será, por cierto, el único libro de Günter Grass que se publicará en las diversas traducciones sin que los traductores de todo el mundo se hayan reunido alrededor de una gran mesa de trabajo con el autor como anfitrión, tanto como interlocutor para aclarar dudas como cocinero por las noches y conversador en memorables sobremesas.

Vonne Endlichkait se titula este último libro. “De la finitud” ( Alfaguara, Abril 2016) es ciertamente un título elegante y literario, sin embargo lo que no puede transmitir es el dialecto casubio que se esconde en este título, ese dialecto que conocemos de Oskar Mazerath y su abuela y que está presente en muchos libros de Grass. Por encima de todo en la Trilogía de Danzig que incluye este Tambor de Hojalata, El Gato y el Ratón y Años de Perro.
Si Grass escribe en alemán-casubio, su magnífico traductor Miguel Sáenz escribe en español-casubio. (Casubio me temo que no es la palabra correcta, es un eslavo occidental, un dialecto que anteriormente se hablaba en Polonia, cuando Polonia era alemana) De la pluma de Miguel Sáenz, Alfaguara divulga una maravillosa guía de lectura de las obras de Grass, algo que todos sus lectores le pueden agradecer.

Como lectores conocemos a Günter Grass escritor e ilustrador de sus libros. Ahora bien, su primer oficio fue de cantero y continuó la escultura a lo largo de su vida, tanto en piedra como en madera y metal. Grass solía cambiar periódicamente de oficio: al finalizar un libro se dedicaba durante tiempo y exclusivamente al dibujo (lápiz, carbón, tinta china), a la obra gráfica y a la acuarela. Recordemos las magníficas exposiciones que le solía organizar Hans Meinke en su Circulo del Arte!
Precisamente por su importante obra plástica, Grass decidió hace años confiar toda su obra al editor Gerhard Steidl, un editor especializado en ediciones de artes gráficas de gran calidad. Había una gran complicidad entre Grass y su editor literario Helmut Frielinghaus, y editor gráfico Gerhard Steidl, una labor que Steidl Verlag continúa por supuesto con las magníficas ediciones de todos los libros de Grass.

El escritor John Irving leyó en el teatro de Lübeck el discurso de homenaje a Günter Grass y concluyó recordando el comerciante judío de juguetes, Sigismund Markus, de “El Tambor de Hojalata”que los nazis fuerzan por suicidarse. Cuando muere, Oskar Mazerath sabe que pronto llegará el día que recibirá su último tambor. No sólo lamenta la muerte del comerciante de juguetes, sino también la eterna culpa de Alemania hacia sus judíos. Oskar lo dice así: “Había una vez un vendedor de juguetes cuyo nombre era Markus y se llevó a todos los juguetes de este mundo”. John Irving hace suyo estas palabras cuando dice que Günter Grass ha sido el Rey de los Juguetes y al dejarnos se llevó a todos los juguetes de este mundo.

Un repaso a una parte de su obra literaria:

En 1999 la academia sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura “por haber dibujado en negras y coloradas fábulas el rostro olvidado de la historia”.

El tambor de hojalataEn 1959, con 30 años, Günter Grass publicó Die Blechtrommel (El tambor de hojalata), un acontecimiento que dio un nuevo impulso a la literatura alemana tras varios decenios de quiebra moral y lingüística. En las páginas de esta primera novela recrea un mundo perdido, su ciudad natal Danzig (Gdansk) tal como Grass la recordaba de su niñez y antes de la guerra catastrófica. Grass se empleó en la tarea de revisar la historia de su tiempo implorando lo olvidado y lo callado: las víctimas, los perdedores y las mentiras que el pueblo quería olvidar. Al mismo tiempo el libro sale de un mundo realista, puesto que el narrador y personaje principal tiene el cuerpo de un niño de tres años y una inteligencia diabólica, un monstruo, que se acerca a la humanidad a través de su tambor de juguete. El inolvidable Oskar Mazerath es un intelectual que utiliza lo ingenuo como arma crítica cuando el pequeño mundo es absorbido por la locura del gran mundo. Ahora, 60 años después, sabemos que El tambor de hojalata forma parte de las obras maestras de la literatura del Siglo XX.

Katz Und MausCon dos obras muy diferentes entre sí, Grass vuelve sobre la temática de Danzig: el relato largo Katz Und Maus (El gato y el ratón) muestra el declive de la amistad juvenil cuando los juegos de guerra se topan con la realidad de la guerra. Hundejahre (Años de perro) se consideró, en el año de su publicación, una obra muy moderna, un texto sin centro específico, un espacio para varias voces, el lugar de encuentro de sueños febriles que, como se verá a lo largo del libro, se juntan en varias vidas.

En otras novelas Grass utilizó una línea más bien discursiva siempre incitando a la duda y a la buena voluntad. En el debate público de su país ha sido tanto admirado como odiado, pero para muchos literatos del mundo siempre fue un ídolo, tanto para García Márquez, como para Rushdie, Gordimer, Lobo Antunes o Kenzaburo Ôe.

El RodaballoEn la novela Der Butt (El Rodaballo) la maestría de un gran estilo literario vuelve a su obra mediante una nueva versión de la historia humana llena de encendidas discusiones ideológicas y monólogos meditativos. Grass describe el desarrollo de la civilización como una lucha entre el desastroso sueño de grandeza masculina y la competencia femenina. Todavía no se sabe cómo terminará. El pez que habla (inspirado en el cuento de los hermanos Grimm) y aconseja a la causa de las mujeres es un espíritu lúcido mientras que el narrador sigue siendo un hombre poco confiable.

Es cuento largoLos dos protagonistas en Ein weites feld ( Es cuento largo), el eterno humanista y el eterno espía, escenifican ante el telón de fondo de Alemania tras la era de Bismarck hasta la 1ª Guerra Mundial y la República Federal de Alemania la relación entre la fantasía artística y el poder del estado. La novela provocó de nuevo la ira de una parte de la crítica y la admiración de muchos lectores porque quedó patente el lugar de Grass entre los que plantean las grandes preguntas de la historia del siglo pasado.

En el momento de ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura publicó Mein Jahrundert (Mi siglo) un comentario que acompaña el siglo XX con una mirada afilada contra el entusiasmo atontador.

A menudo Grass ha colocado la primera piedra para husmear en el pasado y encontrar cómo se entremezclan las raíces del bien y del mal. Así, por ejemplo en Beim Háuten der Zwiebel (Pelando la cebolla) un extraordinario ejercicio de memoria en que Grass se pregunta por los sucesos que marcaron los primeros años de su vida. Desde su niñez en Danzig y su llamada a filas, que le destina a las Waffen-SS, hasta su exilio en París donde escribirá a lo largo de dos durísimos años El tambor de hojalata.

Y así cerramos nuestro homenaje a uno de los grandes autores, y expresamos el orgullo que nos provoca haber representado desde el primero hasta el último de sus libros.

Barcelona, 13 de abril 2016

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 − 5 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Back To Top